jueves, 22 de noviembre de 2012

aldabonados


Abandonémonos, mi amor,
a la voluntad de esta ola tan grande.
Fluyamos ensimismados en nuestros pequeños botecillos felices.
Las tragedias más grandes son siempre
particulares.


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada