viernes, 1 de junio de 2012

diferencia


una pequeña nuez, insignificante, ha dado lugar a un entorno
por el que ahora paseamos tú y yo,
                                                                       (qué bueno, tú y yo)

una pequeña nuez de contenido,
una china en el zapato,
una brizna entre los dientes de la máquina,
un falso uno, un falso cero

la solidez de las piedras del camino,
la fluidez de los tropiezos en el lecho del río,
aprender a tropezar para así tropezar más veces.
acariciar los cabellos del terciopelo
y tropezar una vez más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada